“Si la escuela es un taller de mujeres y hombres como lo propone Comenio, maestras y maestros son artesanos y la biblioteca escolar, como corazón de la escuela, es uno de esos resquicios donde subyacen los principales materiales con que trabaja el artesano para enarbolar el espíritu de quienes viven la escuela. La biblioteca escolar, es un lugar que acoge, que recibe. Es un lugar para la libertad, un claro en un bosque. También puede ser el cuarto del castigo, del reblujo, de la limpieza, la fotocopiadora, el cuarto de aseo, el de las traperas, la sala de juntas, el patito feo. Ella será lo que queramos que sea, lo que hagamos de ella. Sin embargo, pese a todo y a todos, la biblioteca escolar se resiste a ser condenada al abandono y olvido (aunque hablar de olvido sea ingenuo en muchas ocasiones pues hay quienes ni siquiera saben que existe).”

Manifiesto Bibliotecas Escolares, 2020

En el 2018 llegamos al Congreso de la República. El encargado de la entrada nos pegó unos sticker con códigos de barras que nos permitían el ingreso a ese lúgubre recinto que solo habíamos visto en fotos y televisión. Allí comenzó esta campaña por la dignificación y defensa de la  biblioteca escolar, un llamado a abrazarla, un esfuerzo que hemos adelantado en compañía de la Universidad de Antioquia, algunas agremiaciones, sindicatos, maestras, bibliotecarios y ciudadanos de a pie.

Esta llegada al Congreso fue una decisión consciente y una acción colectiva cuyo fin era iniciar el camino para que en algún momento podamos decir que Colombia cuenta con una Red Nacional de Bibliotecas Escolares respaldada por una política pública. A este ejercicio se sumaron sindicatos como FECODE, ADIDA. Agremiaciones como GRUBE, Ascolbi, ASEIBI. Colectivos de base social como Bibliotecas A La Calle y por supuesto la Universidad de Antioquia. 

Pero es necesario mencionar que esta historia empezó un poco más atrás. Antes de echarle el cuento a los representantes y senadores, desde el año 2015 se llevaron a cabo mesas ciudadanas para leer, discutir e idear un proyecto bibliotecario escolar para Colombia; estrategia que cobró mayor fuerza a partir del 2018 con la conformación de Mesas Territoriales Ciudadanas en Medellín, Envigado, Bogotá, Armenia, Villavicencio,  Chocó, Currulao y Vaupés. En estos espacios comenzó a tomar forma, primero, un intento de Decreto Reglamentario y, posteriormente, un Proyecto de Ley. 

Paralelo al trabajo de las mesas, el 3 de abril de 2019, se logró llevar a cabo un debate de control político sobre bibliotecas escolares en la Comisión Sexta de Cámara de Representantes; lo cual se constituyó como un hito en la construcción y desarrollo de un proyecto bibliotecario escolar de país. De este debate participaron la Escuela Interamericana de Bibliotecología y la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia, y el Colectivo Bibliotecas A La Calle.

En el 2020, gracias a lo anterior, se realizó un ejercicio diagnóstico preliminar, cuyos resultados se consignaron en el Informe final Diagnóstico de la Situación Actual de las Bibliotecas Escolares del país.

Todo este trabajo colaborativo llevó a la redacción del proyecto de Ley 457 de 2020 (Gaceta 101 del 3 de marzo de 2021), el cual tuvo hoy su primer debate en la misma Cámara en la que antes se había realizado el debate de control político, logrando ser aprobado por unanimidad: 16 votos a favor, 0 en contra. En medio de la situación que actualmente vivimos en el país, esta es una pequeña alegría que nos da esperanza al pensar que niñas, niños y jóvenes podrán tener mayores posibilidades de acceso a la cultura y la información, a los derechos humanos y constitucionales que les han sido negadas históricamente. Puedes revivir la discusión del proyecto de ley llevada a cabo el día de hoy dando clic aquí.

Apenas estamos iniciando, aún faltan muchos pasos por dar. Están pendientes, por ejemplo, las discusiones sobre la sostenibilidad de la ley, pero desde ya nos hace mucha ilusión que esos recursos no serán destinados para la guerra, sino para cerrar brechas de desigualdad social; que contaremos con una Red de Bibliotecas Escolares fuerte y vital, así como soñamos que sean nuestras escuelas (recordemos que en el país hay aproximadamente 51.000 sedes educativas y hablamos que la infraestructura cultural más grande del país es la Red Nacional de Bibliotecas Públicas 1550, imagínense que pasaría si a eso le sumamos más bibliotecas escolares).

Este proyecto de Ley es el  resultado de un trabajo conjunto entre la sociedad civil, organizaciones de base, agremiaciones y Estado. Gracias a cada uno, a cada una, por su presencia, por su voz, por estar ahí. 


El caminar la biblioteca escolar permite abrir surcos, alimentar cauces, iluminar recovecos, nutrir vertientes, encontrar arroyos, esparcir semillas. Desde Salgar corregimiento del Atlántico, frente al mar Caribe, y escuchando el incesante golpe de las olas, desde la humedad del Chocó, desde los atardeceres de Villavicencio, desde las montañas del Quindío, desde la diversidad cultural Antioquia, desde 2600 metros más cerca de las estrellas, desde la imponente selva amazónica,  celebramos  que el camino para un proyecto bibliotecario escolar no termina hoy, sino que continúa en cada rincón de Colombia, de Latinoamérica, que somos cada una de nosotras, de nosotros en cada región, en cada proceso donde hacemos presencia. Porque de eso se trata, de hacer presencia con las palabras, con la voz, con el caminar. Agradezcamos pues desde el hacer la oportunidad que se labra día a día para un proyecto común y compartido. seamos como árboles que extienden sin egoísmo ni reserva sus ramas al viento, quizá entonces un día, nos despierte al amanecer el canto de los pájaros: bibliotecas escolares de puertas abiertas. 

Manifiesto Bibliotecas Escolares, 2020    

#BibliotecasALaCalle #PorMásBibliotecasAbiertas #ProyectoDeLeyBE 

Algunos post anteriores para saber qué ha pasado: 

  1. ¡Lo conseguimos! debate de control político sobre bibliotecas escolares
  2. ¡Reanudamos la marcha! Un paso más
  3.  Un debate de control político para las Bibliotecas Escolares?
  4. Bibliotecas A La Calle trabaja por una BE que se transforma
  5. Proyecto de Ley -PL- de Bibliotecas Escolares para Colombia
Share This