Por: Casa cultural El Hormiguero

La segunda versión de la Escuela Itinerante Bibliotecas a la Calle, nodo centro, se llevó a cabo el pasado 28 de junio en la Casa cultural El Hormiguero. En esta ocasión el tema de discusión fue: Educación, cultura y bibliotecas, ¿para qué?

2da Escuela Itinerante en el Hormiguero

Bibliotecarios, maestras de bachillerato y de universidad, gestores culturales, líderes y lideresas sociales, interactuamos, a través de la palabra, sobre el lugar que ocupan las bibliotecas, la lectura, la escritura y la oralidad, en los imaginarios y prácticas de colectivos sociales que consideran la  posibilidad de defender, en palabras de los miembros del colectivo Bibliotecas a la Calle: “Lo obvio”.  

La disminución de horarios en algunas bibliotecas de la ciudad de Medellín, así como el cierre de espacios culturales, donde se encontraban bibliotecas populares, y, la constante amenaza de administradores públicos de reducir presupuesto para el funcionamiento de bibliotecas públicas en Medellín; llevó a un grupo de estudiantes inquietos de la carrera de bibliotecología de la Universidad de Antioquia a fundar un colectivo en defensa de las bibliotecas. Así lo expresa Biviana, fundadora y participe del colectivo: “sobre todo la necesidad de defender el derecho a la información, la cultura y la educación de las comunidades en los espacios bibliotecarios”

2da Escuela Itinerante en el Hormiguero

En este sentido, lo obvio se constituye en una necesidad por defender la existencia de las bibliotecas, cualesquiera sean sus tipologías, además de su acción e incidencia social en las comunidades. Al respecto, el primer manifiesto BIBLIOTECAS A LA CALLE, “La razón de nuestra existencia y caminar” plantea que la defensa de lo obvio tiene como objetivo “resignificar, dignificar, reinventar, avivar las bibliotecas y potenciar sus funciones sociales”.

El trabajo del colectivo tiene como horizonte generar propuestas, y reflexiones que aporten al fortalecimiento del tejido y a las relaciones simbólicas que los proyectos bibliotecarios con sentido comunitario pueden concretar en el contexto social (manifiesto BIBLIOTECAS A LA CALLE, “La razón de nuestra existencia y caminar”).

En efecto, la realización de la segunda escuela itinerante propició un encuentro vivo, reflexivo, crítico, con la palabra, las preguntas, las esperanzas, la confrontación y la diversidad.El espacio decorado y ambientado con pensamientos – reflexiones, de personajes importantes del mundo de las letras críticas en américa latina, sirvió no solo al decorado del espacio sino para avivar la inquietud y la mirada crítica sobre la realidad que se cierne a nuestro alrededor.

La palabra fue protagonista, así como la didáctica y la lúdica. Las compañeras y compañeros del colectivo compartieron actividades que permitieron el encuentro con la otredad a través del juego e invitando a romper con las ataduras impuestas en nuestros territorios corporales. La terraza de la Casa cultural El Hormiguero se constituyó en territorio fértil para que el aprendizaje no se quede subordinado a espacios académicos, llámense escuelas o universidades, sino para que se configure en un escenario de transformación del conocimiento y de la realidad.

2da Escuela Itinerante en el Hormiguero

Pensar el rol de las bibliotecas, de la educación y la cultura, en un mundo que cada vez más avanza hacia la homogeneidad y procura acabar con la diversidad, tanto del pensar como del ser, supone la reafirmación de la defensa de lo obvio y la necesidad de posibilitar escenarios y prácticas que trasciendan esa obviedad.  Pensarnos y hacernos de maneras alter-nativas que nos lleven a reconocer y re-significar otras prácticas y saberes, en busca de lo propio como ejercicio de fundar las realizaciones del futuro.

La segunda escuela itinerante, nodo centro, permitió agitar las dudas e interrogantes en torno de cómo convertir las bibliotecas en espacios que amenacen y desestabilicen el orden hegemónico colonial; generar búsquedas de alternativas en educación que desvirtúen los discursos tradicionales; pensar y trazar caminos para críticamente leer el mundo e intervenir en la reinvención de una nueva humanidad; apostar por prácticas culturales que posibiliten la auto-organización de procesos, cambiando la mentalidad individualista y egoísta, heredada del capitalismo; sembrar nuevas miradas acerca de la apropiación del territorio, enriqueciendo las expresiones comunitarias, transformadoras de la realidad social aquejada por la violencia política y económica.

La acción política de Bibliotecas a la Calle continúa. Se espera la realización de la tercera escuela itinerante, nodo sur, amplificando la reflexión, el palabreo y la mirada crítica, estimulando  la necesidad de articular discursos sobre asuntos comunes, en este caso la escuela, la cultura y las bibliotecas.

Share This