Quiénes somos

Nosotras

 

 

Lo más revolucionario que una persona puede hacer es decir siempre en voz alta lo que realmente está ocurriendo.

Rosa Luxemburgo

Bibliotecas A la calle es un movimiento que surge en el mes de julio de 2018, tras la disminución de horario en algunas bibliotecas públicas de la ciudad de Medellín, Colombia. Particularmente en la Casa de la lectura Infantil y el Parque Biblioteca Belén. El colectivo de actores que convocan a la movilización social lo hacen como una acción colectiva, que busca que las bibliotecas, la cultura y la educación puedan ser consideradas en el contexto de las acciones afirmativas.
Trabajamos con base en la Teoría de la Colectividad y en la Teoría de las Acciones Afirmativas. EL colectivo está compuesto en su mayoría por usuarios de bibliotecas, bibliotecarios, estudiantes y bibliotecólogos de diversos lugares de Colombia, quienes buscan que la cultura, la educación la información como acciones afirmativas, aporten al permanente desarrollo social y comunitario, a la disminución de las brechas de desigualdad social, generar ambientes de paz y una educación de calidad.

Somos parte de: 

  • Red de Arte y Cultura del Valle de Aburrá 
  • Sociedad Latinoamericana de Estudios Interculturales -SOLEI-
  • Comité Institucional de Lectura del Municipio de Medellín

 

 

Nuestro horizonte

Bibliotecas A La Calle, espera cultivar a través del trabajo colectivo, colaborativo y comunitario, acciones colectivas que desencadenen en acciones afirmativas alrededor de las bibliotecas, la información, la cultura y la educación, propendiendo por el fortalecimiento social, del gremio y las agremiaciones, instituciones, redes y demás iniciativas de organización en muchos más lugares de Colombia y el continente, en aras de construir y fortalecer la cultura política que necesita el campo disciplinar bibliotecológico y las ciudadanías de Latinoamérica.

Valores

Respeto. No discriminar ni ofender a las personas por su forma actuar o comprender el mundo aunque no se esté de acuerdo con ello, procurando que nuestras palabras o decisiones no causen ningún daño, ni afecten a los demás. El respeto a la diversidad de ideas, opiniones y maneras de ser nos llevará a actuar con justicia y a garantizar una convivencia sana dentro y fuera del colectivo.

Autonomía. En doble vía, esperamos que cada individuo dentro del colectivo participe de manera independiente y decisiva en las acciones emprendidas y el destino del colectivo, determinando con responsabilidad y constante autoevaluación lo que ha de hacer en cada caso y de cuenta por el sentido y los resultados de todos sus actos. Asimismo, el colectivo debe tener la posibilidad y capacidad de trabajar con redes, agremiaciones, colectivos o grupos de personas sin que esto vaya en detrimento de sus principios misionales.

Libertad. Adhesión expresa y voluntaria como garantía esencial para proteger y desarrollar la pluralidad ideológica y cultural a partir de las convicciones, las creencias y la escala de valores de cada individuo y del colectivo, garantizando una convivencia que permita la participación directa, personal y autónoma, así como la libre expresión pública de la opinión de todos los miembros del colectivo.

Colaboración. El colectivo y las acciones que este emprende se deben basar en una construcción abierta, cooperativa y permanente que requiere la participación efectiva de todos sus miembros, pues ningún logro es posible por el mérito exclusivo o personal de quienes lo componen.

Destacamentos

La palabra destacamento era un término de la época revolucionaria, de aquel tiempo en que las olas de la Revolución no se habían formado aún en las esbeltas columnas de los regimientos y las divisiones. Un destacamento podía contar con varios miles de personas y con menos de cien: tanto para unos como para otros estaban destinadas las hazañas heroicas y las salvadoras espesuras de los bosques, esas que hoy en una sociedad convulsa y caótica a diario enfrentamos.

De este modo, el destacamento constituye la unidad primaria a partir de la cual se organiza Bibliotecas A La Calle. Para el caso de BAC los destacamentos están ligados con las luchas y defensa social que vincula la cultura, la educación, la información y las bibliotecas. Es importante mencionar que los destacamentos cuentan con integrantes de todo el país y es posible que se vinculen personas de toda la región. En caso de contar con participación de diferentes regiones, estas personas serán los coordinadores territoriales de BAC y tienen plena autonomía en consonancia con la filosofía de Bibliotecas A La Calle de expandir la propuesta en sus territorios. Si bien los roles son fundamentales, al interior del destacamento estos pueden organizarse en virtud de la dinámica de cada uno. Sin embargo consideramos que las comunicaciones al ser transversales al proceso requiere una coordinación que articule al Colectivo.

Estos destacamentos responden a un programa de acción, trabajo y exploración bibliotecas desde Abya-Yala: sociedades y culturas en perspectiva Sur, lo cual implica que no sólo se organizan para la acción y defensa, sino que bajo metodologías de grupo de estudio, y ciclos temáticos que fundamentan su hacer. Así, los destacamentos se aproximan a la acción social de modo tal que las coyunturas y preguntas que surjan en el campo de la cultura, la educación, la información y las bibliotecas, puedan descentrarse de un matriz eurocéntrica y se vinculen con la localidad, los territorios y las comunidades, dando lugar a la consolidación y desarrollo dinámico, que caracteriza a cualquier disciplina científica y que está sintonía con la realidad.

Los destacamentos activos actualmente son:

  • Destacamento Alfredo Mires. Bibliotecas, territorios y localidades.
  • Destacamento Rigoberta Menchú. Bibliotecas: entre lo popular y lo comunitario
  • Destacamento Ogan Chubarian: Bibliotecas, Memoria y Resistencia 
Share This