Por Viviana Mazón

La profe Verónica nos puso como tarea ver un documental, cuyo nombre titula este desahogue. El documental fue realizado por João Moreira Salles, un documentalista brasileño. Un poco corta venas, toca admitir. Hay muchos elementos, diálogos, detallitos que me pusieron a patinar el coco entre la resistencia y la desesperanza.

Presentismo, eterno retorno, espiral infinita, el intenso ahora donde la sociedad no deja de ser la flor carnívora que espera el descuido para cerrar sus hermosas fauces y devorarnos vivos… estado de sitio impuesto por la calamidad. Salvemos Avianca, mantengan la calma, retención en la fuente del 27% para pensionados de Colombia, no habrá pago de prima. ¿Para quiénes?. Todos habremos de poner nuestro granito de arena y sangre para mantener el statu quo; no teman, finalmente, no tardarán mucho en acomodarse al nuevo mundo, porque tampoco habrá nuevo mundo, sólo un nuevo estado de las cosas; casi no ha cambiado nada…

Graffitis de Mayo del 68 / Sous le pavés, la plage

Cada día en casa, en cuarentena, es un intenso ahora; todos los días son lunes. Cada día en este país, parece de aislamiento preventivo, es un intenso ahora; todos los días son de  aguacero y hasta la experiencia más radical parece tener precio.

Graffitis de Mayo del 68 / Soyez realistez, demandez l’impossible

Mayo del 68, mayo del 2020, la revancha de los muertos de hambre, había cosas que no necesitábamos, ahora lo sabemos. Dos meses en huelga o en cuarentena, marcan la vida. 

Mayo de 68, mayo del 2020, linda la idea de un movimiento sin líderes. Mueren. La mejor arma anticomunista era Berlín, la mejor arma anticomunista es Venezuela, Cuba, Corea del Norte y todas las brujas que aparezcan en televisión con botas la machita o con tufo a derechos humanos y justicia social. 

Mayo del 68, mayo del 2020, cuidado con los oídos porque tienen paredes. Gritos secos. Marchas en defensa del estado normal de las cosas. Protestas contra las protestas. Los obreros levantan el paro por una (in)justa negociación con el patrón. 

Mayo del 68, mayo del 2020, los proyectos son paralizantes, agitamos, nos organizamos, no sabemos muy bien adónde vamos. Fracasaron nuestros símbolos, porque la sociedad justa no llegó. 

Mayo del 68, mayo del 2020, mentimos con la playa debajo de los adoquines, necesitamos ver la luz, pero los peñascos aún no hacen túnel. 

Mayo del 68, mayo de 2020, la resistencia es no salir de casa y ver el fin de la política por televisión… no llega el fin, pero sí el recibo de luz.

When a decomposing, century-old film becomes a haunting meditation on memory

Share This